Los 7 Pecados del Geek

Geek

Este artículo está inspirado en otro que apareció recientemente en www.marcianos.com.mx. Si quieren leerlo, den click aquí. Trata sobre los 10 mandamientos del geek y dice, casi al pie de la letra: 1) No usarás una computadora para dañar a otros; 2) No interferirás con el trabajo ajeno; 3) No indagarás en archivos ajenos; 4) No utilizarás la computadora para robar; 5) No utilizarás la informática para realizar fraudes; 6) No copiarás o utilizarás software que no hayas comprado; 7) No utilizarás los recursos informáticos ajenos sin la debida autorización; 8 ) No te apropiarás de los derechos intelectuales de otros; 9) Deberás evaluar las consecuencias sociales de cualquier código que desarrolles y 10) Siempre utilizarás las computadoras de manera de respetar los derechos de los demás. La lista no me parece, ni con mucho, exhaustiva. A pesar de que el geek promedio suele usar software de dudosa procedencia, ello se debe sólo a la insaciable sed de saber qué hay de nuevo en el ciberespacio. Fisgonea en los archivos de otros, pero no lo hace con mala intención. ¡No, señores! El geek siente un profundo respeto por la propiedad intelectual, sólo que no se siente inclinado a pagar por los productos que puede conseguir gratis debido a su astucia. Suele ser presumido, y vanagloriarse de haber modificado el código de algún programa o página para añadirle mayor funcionalidad. Es como un ratón en una fábrica de queso: Toma un poquito de aquí y un poquito de allá, y suele ser generoso, pues comparte los resultados de sus travesías con otros geeks, pero es avaro con todos aquellos que están fuera del círculo de los elegidos. La soberbia, como hemos explicado, es uno de sus mayores pecados, al igual que la gula: Puede llenar teras y teras de información inútil y, aunque se lo proponga, es incapaz de deshacerse de todas aquellas pequeñas utilidades que ha ido recopilando a lo largo de los años. Es promiscuo, y en el pecado lleva la penitencia: De tanto meter información apócrifa en su disco, acaba pescando virus, malaware y otras cochinadas, pero asume las consecuencias y se aguanta como los machos cuando debe reformatear sus discos duros o reinstalar el sistema operativo. Es perezoso, aunque únicamente en lo relativo a tareas inferiores, como lavar los trastos, ir al supermercado, cambiar de calcetines o rasurarse. Es iracundo, pero sólo consigo mismo o, en el peor de los casos, con algunos desarroladores de aplicaciones que no entienden las necesidades de un usuario como él. Por lo general, sólo envidia a otros geeks, aunque con el ánimo de ser como ellos, de adquirir aquellas habilidades de las que aún carece.

Como podrán ver, el geek, Tecnocultos, es un ser inofensivo y hasta benéfico. Reivindiquémoslo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario