Microsoft Responde ante la Salida de Symphony

IBM20logo_400

Como sabrán, hace unos días el gigante azul, IBM, lanzó la suite ofimática llamada Symphony, que cuenta con un procesador de textos, hoja de cálculo y una utilidad para presentaciones, absolutamente gratuita. Dicha suite tiene la ventaja de que cumple los estándares de productos de oficina, a diferencia de Office, que usa estándares propietarios y dificulta la transportabilidad de los documentos de una plataforma a otra.

Microsoft ha dicho, en respuesta a este lanzamiento, a través de Jacob Jaffe, director de Microsoft Office:

Los clientes continúan diciéndonos que nuestras soluciones aportan la facilidad de uso, confiabilidad y seguridad que ellos necesitan. Esto está validado por el gran uso de Microsoft Office, que vendió más de 71 millones de licencias sólo en el pasado año fiscal. Nuestro largo historial de satisfacer las complejas necesidades de nuestros clientes empresariales, un ecosistema que ha crecido 43% en la plataforma de Office desde el año pasado y nuestras actuales y futuras inversiones en el terreno del software y los servicios, harán que podamos proporcionar mayor flexibilidad a los clientes.

La verdad es que muchas de estas copias vendidas por Microsoft no son nuevas, sino upgrades de las licencias previas, muchas de ellas vendidas a precios bajos a usuarios en países en vías de desarrollo. Hasta el momento, sin embargo, Microsoft ha estado casi solo en el juego. Ahora, las ofensivas contra uno de los principales productos de la empresa de Redmond vienen de todas partes: Desde la web, con los Google Docs, en el terreno del software libre, con OpenOffice y, ahora, desde una compañía de reconocido prestigio, como IBM, con Symphony (un hermoso nombre, por cierto). Además, todas estas soluciones cumplen los estándares ISO, lo cual no podemos decir del OOXML que Microsoft usa en su suite ofimática.

Tal vez el cambio a otras suites no se dé inmediatamente, pero tarde o temprano los usuarios de Office se verán en la necesidad de actualizar sus programas, y entonces verán que hay numerosas opciones gratuitas que les garantizan compatibilidad, confiabilidad y eficiencia. Los tiempos en que lo gratuito era algo de mala calidad han pasado, y Microsoft debe estar preparado para entenderlo, igual que nosotros, los usuarios.

Link

No hay comentarios.:

Publicar un comentario