¿Cómo Reconocer a un Geek?

Geek_400.jpg

Los Geeks (fanáticos informáticos) tienen la inusual habilidad de reconocerse entre ellos, pero... ¿Cómo detectarlos si uno no es geek?

Por lo general un Geek que se encuentra lejos de su computadora (su hogar, su mundo) tiene un aspecto desvalido, como sin rumbo. Probablemente estará jugando con su iPod (o con un Creative Zen), o buscando desesperadamente un hot spot para el WiFi de su pda. También es posible que haya localizado a otro Geek y esté intercambiando opiniones sobre los trucos en Mandrivia, gestores multimedia, el kernel del sistema operativo o garabateando rápidas notas en C++, PHP o Phyton.

Si lo abordan con alguna pregunta relacionada con las preocupaciones de una persona normal (el clima, los berrinches de Britney Spears o el último capítulo de la telenovela de moda), el Geek pondrá los ojos en blanco, murmurará algunas palabras ininteligibles o, si es un Geek con medianas habilidades sociales (hay muchos, por supuesto), sonreirá y dirá algo de lo que ha leído en los blogs de sus amigos, en las noticias de Yahoo! o en los correos spam que le llegan a su casilla todos los días (y que consulta obsesivamente). No esperen mucho. Para un Geek hay cosas más importantes en la vida que la nueva imagen de Paris Hilton o los escándalos de los Video Music Awards. Si dejan que el Geek maneje la conversación, irá desviando el tema lentamente hasta que se encuentren en medio de una diatriba sobre las técnicas para desbloquear el iPhone, o las estrategias de la Web 2.0. Hay variantes de Geek con fuertes opiniones políticas ó conservacionistas, pero son los menos. Si se trata de temas ajenos a lo informático, serán sobre libros de Asimov, Poul Anderson o Scott Card. Por supuesto, un Geek prefiere hablar, cuando se trata de entretenimiento, de los eventos más relevantes en Second Life o los trucos del Halo 3.

El aspecto del Geek no sigue los preceptos de la moda. Por lo general, usa ropa holgada, zapatos cómodos (o deportivos). Muchos se clazan una gorra, traen camisas con alguna leyenda en binario (o con un código de barras) y sudaderas de algodón. Imaginen el atuendo necesario para pasarse 10 ó 12 horas diarias frente a la computadora. Nadie viste de etiqueta para algo así.

Pero no se confundan: Los Geeks son amigables. Si logran caerles bien, les preguntarán su email, su página web y su nombre del messenger. Para un geek, esos son los datos fundamentales en la vida de una persona. Les preguntarán si tienen Skype, si usan Twitter, si postean en un blog o si consultan alguna web social. Al hablar de viajes, el Geek les dirá que ha visitado casi todos los países del mundo, aunque sólo mediante el simulador de vuelo olos mapas de Google. No esperen más: El Geek no va de campamento, no asiste a fiestas (a menos que sea con otros Geeks) y si se trata de deportes, suele ser con algún aparato de ejercicio con sofisticada tecnología para conteo de calorías, medición de frecuencia cardiaca y hasta transmisión de los datos a una página web donde el Geek se la pasa más tiempo analizando los resultados que ejercitándose. Están ávidos de ayudar con cualquier problema informático, y si les piden ayuda, recibirán toda clase de recomendaciones, el ofrecimiento de varios programas útiles y hasta la posibilidad de echarle un ojo a la PC para configurar cualquier aplicación o solventar alguna falla.

Si desean hacer enojar a un Geek, háblenle de Vista. Si quieren verlo poner una expresión extática, mencionen Leopard. Si les apetece ver cómo se conmueve, pregunten sobre Edubuntu. Pero si quieren que un Geek no vuelva a dirigirles la palabra, simplemente digan que ustedes creen que los Derechos Digitales de Autor son justos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario