Un hombre se casa con una almohada

En el corazón no hay quien mande, y este hombre es el mejor ejemplo de ello pues ha decidido casarse con una almohada que tiene el rostro de una mujer pintado en la cabeza.

Eso sí, no tendrá quien le haga rabietas, ni se pondrá celosa, ni se molestará si se va de farra con sus amigotes ni tendrá reparos en que él pase el fin de semana entero viendo deportes en la televisión.

Pero… bueno, tampoco tendrá otras cosas… como un ser humano que lo acompañe en su vida.

un hombre se casa con una almohada

No hay comentarios.:

Publicar un comentario