A dónde ir si la Tierra deja de ser habitable

planet-earth

Pros y contras de 5 planetas y lunas en el Sistema Solar a donde podríamos emigrar.

Si eventualmente acabamos por echar a perder nuestro planeta, tal vez no resulte del todo inútil tener un plan de respaldo, como cuando hacemos un backup de nuestros documentos al cambiar de computadora, o por seguridad, o por simple paranoia la cual resulta no ser tan inútil cuando nos salva la vida.

En fin, que con todas las cosas que están pasando últimamente, es difícil pensar que no es sensato comenzar a estudiar la posibilidad de que, tal vez, este no sea siempre un planeta habitable y seguro.

Muchos científicos coinciden con esta visión, que no necesariamente es apocalíptica, sino prudente.

He aquí una lista de los destinos más plausibles en nuestro sistema solar:

1.- Marte

superficie-de-marte

Aunque es el lugar obvio debido a su cercanía y, ¿por qué no decirlo?, por tradicón, Marte es un planeta que si bien permitiría cobijar la vida humana en refugios subterráneos, dista mucho de ser un destino idóneo. Tiene agua, pero hay que desplazarse a los casquetes polares y cavar para hallar los depósitos bajo la superficie.

La vida en el exterior resultaría ciertamente complicada. La ausencia de atmósfera impide que Marte sea candidato a “terraformación”, pues todo el oxígeno y dióxido de carbono liberado en ella terminaría escapando al espacio. Además, las bajas presiones harían que en pocos segundos un cuerpo humano sin protección literalmente hirviera.

Lo bueno es que con la tecnología actual el viaje duraría poco más de medio año y que si no somos demasiado exigentes con los deportes al aire libre, vivir en una estación hermética o en túneles subterráneos sería algo factible.

Las futuras colonias marcianas podrían servir para aprender mucho sobre las necesidades de la vida más allá de nuestro planeta, y esos conocimientos serían valiosos si la humanidad decidiara saltar a otros sitios en el cosmos.

2.- La Luna

luna-lunaticos

Convertirse en lunático probablemente fuera lo más sencillo. Está cerca de la Tierra, hay agua en abundancia y, además, existen depósitos minerales y hasta refugios listos para usarse aprovechando los numerosos túneles de lava que están ubicados bajo la superficie de la Luna.

La vida en la superficie es otra cosa. La radiación, la falta de oxígeno y la temperatura pueden ser bastante incómodos para el ser humano sobre todo si tiene planeado seguir con vida.

Otra cosa juega en contra de la Luna: Si la raza humana se ve precisada a abandonar la Tierra debido a alguna catástrofe o a la expansión del Sol antes de convertirse en enana blanca, la Luna podría ser tan vulnerable como nuestro planeta y tal vez no sea buena idea refugiarse tan cerca de donde está el peligro.

En todo caso, y estando a pocos días de distancia, habría que ser tontos si no se considera a la Luna al menos una solución temporal.

3.- Venus

superficie-de-marte

Hasta hace poco, Venus estaba considerada una excelente opción, antes de que recientes descubrimientos mostraran las corrientes eléctricas que impiden que el agua y el oxígeno permanezcan en el planeta.

No solo eso: Los 462 grados Celsius sobre la superficie pueden ser más cálidos de lo que algunos considerarían confortable, además de que si el día está nublado probablemente la lluvia sea de ácido sulfúrico, que derretiría a cualquier ser vivo y estropearía la maquinaria de los futuros venusinos.

La NASA ha puesto hechos y sueños a trabajar e ideó un plan donde, en lugar de vivir sobre la superficie, el ser humano y sus ciudades podrían ubicarse en las nubes, a unos cincuenta kilómetros de altura donde hay temperaturas más cómodas (0 a 50 grados Celsius) y se elimina la mayoría de la lluvia ácida. Por supuesto, los humanos tendrían que llevar su propio oxígeno, minerales, comida e instrumental, y dado que el viaje a Venus es mucho más largo que a la Luna o a Marte, el transporte de todas esas cosas complicaría mucho la vida de los futuros colonos.

4.- Titán

moon-titan

Hace ya mucho tiempo que Titán, una de las numerosas lunas de Saturno, está en el ojo de los científicos, futuros exploradores, escritores de ciencia ficción y geeks futuristas (un tipo de geek particularmente propenso a fantasear con Star Trek, Galactica y libros de David Brin).

Los titanianos (aunque sospecho que querrían hacerse llamar titanes o titánicos) no tendrían grandes problemas en su nueva casa: Titán tiene una presión atmosférica que resulta ser sólo 1.4 veces la de la Tierra, lo cual brinda protección contra la radiación y la posibilidad de dar paseos por los espectaculares lagos de metano que adornan sus paisajes.

La temperatura es uno de los inconvenientes: A 120 grados bajo cero es algo fría para mi gusto pero, si se construyen casas con calefacción, trajes climatizados e invernaderos, la vida en Titán puede ser bastante soportable, además de que hay casi una ilimitada provisión de combustible y alimento para los cultivos.

El mayor problema para que los seres humanos se instalen en Titán es su lejanía. Llegar allá sería cuestión de años, y proveer a la colonia de cualquier cosa no indispensable sería prohibitivo en términos de costo.

Pero si se trata de hallar un lugar habitable a largo plazo, esta luna resulta una de las mejores opciones en nuestro sistema solar.

5.- Calisto

calisto

Los pueblos calistianos (realmente suena mal) o calistences (peor) podrían ser una realidad algún día y sus habitantes serían capaces de ir de vacaciones a visitar a sus familiares y amigos en Titán. Si bien Calisto no se encuentra tan lejos de la Tierra como la luna de Saturno, tampoco es un lugar cercano ya que se requerirían varios años para llegar allá desde nuestro planeta.

Resulta interesante que en Calisto exista agua congelada, e incluso mares salados de hasta 200 kilómetros de profundidad. Lo malo es que la atmósfera es débil y habrá que olvidarse de salir a navegar por los mares de Calisto mirando en el cielo, además del lejano Sol, la sobrecogedora imagen del gran gigante Júpiter con su ojo como el de Sauron.

Otro inconveniente es que si bien Titán tiene una provisión casi inagotable de metano como fuente de energía, los habitantes de Calisto tendrían que resolver sus problemas confiando en la energía solar, y puesto que recibe menos de una treintava parte de la luz disponible en la Tierra, habría que confiar en fuentes alternativas para obtener energía.

No obstante, con un tamaño comparable al de Mercurio, no todo está dicho con respecto a Calisto. Es probable que la exploración minera de esta Luna termine descubriendo fuentes de energía no detectadas hasta el momento y que puedan hacer la vida en el satélite posible y más cómoda.

¿Mi elección personal? Bueno, si bien me gustaría darle una oportunidad a Venus, la idea de hacer gárgaras de ácido sulfúrico probablemente me disuada y termine eligiendo Titán.

Los plebeyos de los mundos extraterrestres serían, imagino, los lunáticos, aunque sospecho que su cercanía con nuestro planeta de origen terminaría ensoberbeciéndolos.

4 comentarios:

  1. Muy buen artículo, de veras hacias falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. robert:

      Gracias! Je, je. Bueno, muchas gracias, aunque este artículo (espero) no hará falta hasta dentro de muchos años. Son ese tipo de cosas locas que suelen interesarme.

      Un saludo, y gracias!!

      Andrés

      Eliminar
  2. genial articulo, no me molestaría que los nietos de mis nietos se llamen titanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franco bugueño:

      Je, je. Sí, creo que se sentirían bien con esa denominación!!

      Saludos,
      Andrés

      Eliminar