De ratones y hombres (John Steinbeck)

de-ratones-y-hombres-steinbeck

Hace unos días releí este libro de mi héroe John Steinbeck. Se trata de una novela corta (dependiendo del tipo de fuente, apenas supera las 100 páginas).

Ambientada en la época de la Gran Depresión, fue escrita en 1937 cuando dos hombres, George y Lenni, trabajan en diversas granjas del estado de California en los Estados Unidos.

Al parecer, Steinbeck la escribió basándose en su propia experiencia como vagabundo en los años veinte, cuando iba de un trabajo a otro con las oleadas de hombres desempleados que recorrían el país buscando alguna oportunidad.

Una de las cosas más interesantes de la lectura, al menos para mí, es que todo libro es, de alguna forma, proyectivo. Cuando leí De ratones y hombres en la adolescencia, me pareció una obra de lo más entretenida y aunque el final es trágico, la aventura de ir a un lado a otro y toparse con tantas clases diferentes de personas me pareció el rasgo más atractivo de la historia.

Luego lo leí cuando acababa de cumplir los treinta y, a diferencia de mi primer acercamiento a él, en esta ocasión tuve un cuadro muy diferente en la imaginación: La imagen del gran Lenni alejado de todo como no fuera el cariño de un cachorro y esas jornadas bajo el sol sudando cada centavo.

Hace poco, hará un mes o tal vez menos, recorrí las páginas de esta novela en solo una tarde. Una vez más, tuve que ajustar mi opinión del libro. Ya no se trataba de la aventura ni de lo dura que puede ser la vida, sino de la nada. Entendí por primera vez por qué Steinbeck había dado ese nombre a su obra y comprendí también que el verdadero héroe de la novela no es Lenni, sino George, que debe tomar decisiones difíciles por su amigo no sólo para protegerse, sino para cuidar de aquel gigante cuya vida es solo significativa por la relación que mantiene con su único amigo.

Todo esto, aunque resulte confuso, es una de las mayores virtudes no sólo de De ratones y hombres sino de todas las grandes obras de la literatura. Estas se diferencian de las obras menores porque poseen diversas lecturas, diversos niveles. La riqueza de estas “versiones” depende del talento del escritor, pero también de quien lee, y de cuándo y cómo lo hace. Como decía el filósofo griego: Nadie se baña dos veces en el mismo río. Haciendo una analogía podría decirse también: Ningún libro es leído dos veces por el mismo hombre.

Las diferentes lecturas de la narración permiten a quien recorre las páginas crear su propia obra. En un principio leí la historia a través de los ojos de Lenni, un retrasado mental que, por lo mismo, se sorprendía de todo lo que veía y terminaba conmoviéndose por cosas que a otros no les parecerían importantes. Luego entendí el libro como un retrato de dos hombres que sobreviven en las condiciones más difíciles y, al final, me uní a George quien debe tomar una postura de lo más complicada. La vida (¿el destino?) lo ha puesto entre la espada y la pared. Quiere a su amigo, pero conforme transcurre la narración debe reconocer que la crueldad es sólo un punto de vista, y que hacer lo que se debe y lo que se espera de él pueden ser cosas diametralmente opuestas.

En fin, que es una obra engañosa. La aparente sencillez del texto es un truco, o una trampa, como se le quiera ver.

Una de las cosas que más me gustó del libro fue la fascinación de Lenni por la historia que le contaba George, aquella donde le describía con lujo de detalle cómo iba a ser la vida en la granja cuando tuvieran suficiente dinero para comprarla. Lenni se extasiaba imaginando cómo cuidaría a los conejos, cómo los acariciaría. Comerían guisado con salsa de tomate y serían los reyes. Y es que a todas las personas nos gusta tener esa narración anticipada de nuestra vida en la que el futuro será tal como lo hemos imaginado, o como nos lo han prometido.

Creo que es así como funciona la fe. No me refiero exclusivamente a la fe religiosa, sino a las muchas fés que nos mantienen vivos. La fe en nuestros amigos, en la familia, en la persona a quien amamos, en el significado de nuestra vida y, al final, en que nuestro paso por la vida no fue en vano.

Un libro muy recomendable.

2 comentarios:

  1. Suena un libro muy interesante, por la forma como lo describes ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:

      Sí, es un libro muy interesante. Todos tenemos nuestros libros preferidos y este es uno de los míos, así que a lo mejor no soy completamente objetivo respecto a él

      Saludos

      Andrés

      Eliminar