Cuidado con el tigre

Me parece difícil creer que el ser humano pueda ser aún presa de otros animales (de otros depredadores). Sin embargo, y para equilibrar un poco la balanza, de vez en cuando nos toca sucumbir bajo la fuerza de otros animales más feroces en un acto de justicia ecológica.

No digo que sea bueno, ni justo… pero la naturaleza no reconoce lo bueno y lo malo… sólo reconoce el equilibrio y el desequilibrio. Y en esta ecuación nosotros somos las variables que no encajamos, los números que hay que corregir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario