Hace 3 millones de años, Lucy se cayó de un árbol

aspecto-de-lucy

Uno de nuestros más antiguos ancestros es el Australopithecus afarensis y su representante más famoso es Lucy, una guapa criatura de 1.1m de altura que vivió hace 3.2 millones de años y murió en plena juventud. Su esqueleto no se ha recobrado entero. Sólo se cuenta con el 40% de los huesos, pero científicos de la Universidad de Texas han realizado TC de alta resolución y, sorprendentemente, encontraron señales inequívocas de fracturas que sólo pudieron producirse tras una caída. Los últimos momentos en la vida de Lucy no fueron sencillos. Cayó de un árbol desde una altura de aproximadamente 12 metros para romperse el hombro, el tobillo, la pierna, la pelvis, costillas, vértebras y el cráneo. Anteriormente se pensaba que los Australopitecus ya no subían a los árboles, pero seguramente lo siguieron haciendo para descansar o para procurarse refugio. Y qué bueno que dejamos la vida en las alturas porque, a juzgar por las heridas de Lucy, no se nos daba muy bien trepar. Probablemente las caídas eran algo frecuente en aquella época de transición, pues habíamos perdido ya los pies prénsiles. Si Lucy sufrió o no, es cosa debatible. Si no perdió la conciencia rápidamente, sus últimas horas fueron un verdadero suplicio y seguro no se habría sentido aliviada al saber que su muerte significaría tanto para los científicos que vivirían 128,000 generaciones después de ella.

Reconstrucción de la caída de Lucy:

como-murio-lucy

El esqueleto de Lucy, tal como se encuentra en la actualidad:

esqueleto-de-lucy

The New York Times

No hay comentarios.:

Publicar un comentario