Los 6 alimentos más repulsivos del mundo

balut

No soy precisamente un gourmet ni alguien que se preocupe mucho por la calidad de la cocina. Sobrevivo más o menos bien sin necesidad de llenar mi vida de alimentos exóticos.

Tampoco soy muy dado a dejarme llevar por los prejuicios, y he probado una gran variedad de platillos extraños, pero algunos de los que están enlistados aquí no los comería ni por todo el oro del mundo (bueno, creo que exagero: tal vez sí lo haría hasta por la mitad del oro del mundo). Otros, como los escamoles, son realmente deliciosos.

6.- Los Escamoles:

anteggs1 

Los escamoles son los huevecillos de la hormiga negra gigante, que vive en los magueyes y agaves. Recolectar estos huevecillos no es tarea fácil ya que dichas hormigas (pueden ver un ejemplar en la foto) no son precisamente amistosas y tienen un potente veneno.

Los huevecillos poseen una consistencia suave, ligeramente más densa que el queso cottage. Se comen con tortilla y con salsa o guacamole, aunque no es conveniente abusar de estos ingredientes, pues harían que se perdiera el sabor del manjar

5.- Casu Marzu:

 maggotcheese1

El Casu Marzu es un queso típico de Cerdeña, Italia. Significa: “Queso Podrido”, y debe su textura y sabor únicos a las larvas vivas que viven en el mismo. Las larvas son introducidas intencionalmente en el queso y éstas catabolizan las grasas del queso. Tras este proceso, el queso se vuelve muy suave y algunas veces casi líquido. Antes de comerlo, muchas personas quitan las larvas, mientras que otros las dejan donde están. Se recomienda usar algún tipo de protección en los ojos ya que se ha sabido de larvas que saltan hasta 15 centímetros en el aire cuando son molestadas por los comensales. Es importante verificar que las larvas estén vivas pues, en caso contrario, significa que el queso es tóxico. Otros riesgos de casu marzu son reacciones alérgicas o infestación del intestino por las larvas. Por todo esto, el casu marzu está prohibido aunque puede conseguirse en el mercado negro italiano.

4.- Lute fisk:

 lutefisk1

Es un platillo tradicional noruego que consiste en bacalao que ha sido molido y ablanadado durante varios días en una solución que contiene lejía. La lejía es un químico cáustico que se usa, entre otras cosas, para limpiar drenajes (¿han escuchado hablar del "Drano"?). También se usa en baterías, en la manufactura de biodiesel y en algunas otras actividades. El contacto con esta substancia puede provocar quemaduras químicas, cicatrices permanentes y ceguera.

Imagino que esta comida no será muy saludable, aunque sabemos que los estómagos humanos toleran cosas mucho peores. Si no me creen, pregúntenle a los empleados de MacDonalds o a los cocineros de Sanborns.

3.- Vino de ratones bebés:

 micewine1

Es un producto coreano que es, también, una tradición en China y otros países de la región. Se usa como tónico, ya que se le atribuyen propiedades medicinales. Los ratones, quienes aún no han abierto los ojos, son depositados vivos en el vino.

 micewine2

2.- Pacha

 sheepshead1

Es un platillo típico de Irak que consiste en lo que parece: Una cabeza. Es de borrego y ha sido hervida para mejorar un poco su sabor, pero por lo general se sirve al comensal tal y como se ve en la foto. No sé por qué esto me recordó la película de "El Padrino".

1.- Balut

duckfetus1

Se consume en Filipinas y consiste en huevos de pato, los cuales han sido incubados hasta que los fetos tienen plumas y pico. Entonces, son hervidos vivos. Además de Filipinas, el Balut se consume también en Camboya, y es considerado un manjar.

Parece que hemos dado un buen recorrido al último círculo del infierno culinario. Creo que los únicos platillos que no me atrevería a probar son: El vino con bebés ratónes y los huevos de pato. Los demás... bueno, tal vez les daría una oportunidad. Después de todo, vale la pena intentarlo. Recuerdo vivamente la repulsión que sentía cuando consideré la idea de probar chapulines (grillos), y lo sorprendido que estaba con lo deliciosos que son. Algo semejante me sucedió con la iguana, la víbora, los jumiles, el armadillo, el venado y hasta con los gusanos de maguey.

Finalmente, somos depredadores, y estoy seguro de que la humanidad se ha alimentado de todas o casi todas las especies vivas con las que se ha topado en su camino.

1 comentario:

  1. Y a mi que me da asco el hígado encebollado...
    Andrés, hoy hice mi periódica búsqueda en google de tecnoculto y me dio un gusto enorme ver que habías vuelto, tu blog siempre fue de mis favoritos. Bienvenido de Vuelta!!!
    -- Yako

    ResponderEliminar