Los efectos de la deshidratación

Los efectos de la deshidratación

En este video, publicado por Brit Lab, se muestra el dramático efecto de la deshidratación en un sujeto que se sometió voluntariamente a una sesión de ejercicio sin beber agua.

Primero que nada, y como es lógico suponer, aparece la sed como una respuesta fisiológica ante la pérdida de fluido en la sangre. Posteriormente, hay agotamiento y comienzan a notarse algunos signos de déficit cognitivo como retraso en el tiempo de reacción y fallas en la coordinación motriz. Eso sin contar con los riesgos físicos por el desequilibrio hidroelectrolítico que pueden conducir a eventos más serios como infartos, embolias, convulsiones y daño renal si la deshidratación se prolonga demasiado tiempo.

Pero esos son los efectos de la deshidratación aguda, que se soluciona fácilmente con unos cuantos vasos de agua. Más peligrosa (y difícil de detectar y tratar) es la deshidratación crónica, que puede llevar a disminución de sodio en la sangre (hiponatremia) la cual, si no se corrige, puede ser mortal. Muchos maratonistas y triatletas de categoría mundial han fallecido o sufrido convulsiones y arritmias cardiacas debido a la deshidratación crónica, a la falta de reemplazo de sodio y a la enorme carga de los entrenamientos, sobre todo si se llevan a cabo en condiciones climáticas adversas.

Video (4:03)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario