Los inconvenientes de la tecnología

el washington post en la actualidad

Hasta donde me alcanza la memoria, mi padre compró el periódico cada día, sin falta. Primero fue el Novedades y después se pasó al Excélsior. Ambos son periódicos voluminosos, y con ediciones dominicales como para empapelar la casa entera.

Aún se venden mucho los diarios en papel, pero el número va disminuyendo de forma constante. En la actualidad es mucho más sencillo visitar algún sitio online y enterarse de qué ha pasado y cómo, en diferentes versiones y con clips multimedia. Es interesante también tener fotografías nítidas a todo color y leer las respues y opiniones de otros lectores.

Sin embargo, no es lo mismo, por más que yo sea uno de los que usan la computadora o la tablet para tal propósito. Pasa como con los libros: Aunque soy un firme defensor de los eBooks, siempre que tengo la oportunidad de elegir escogo la edición en papel sobre la electrónica. La experiencia es parecida pero siempre es preferible la cercanía física con el producto a la interacción que pueda tenerse con el sitio web o la App.

Tal vez sea debido a que pertenezco a una generación de transición. Crecí con los libros y el periódico en papel. Sólo hasta hace unos pocos años han comenzado a popularizarse las versiones electrónicas y es posible que a las generaciones más modernas les cueste trabajo interactuar con los textos en forma física.

Probablemente alguien invente una App para simular el sonido del periódico al arrugarse para castigar a Fido y evitar que siga volcando el cubo de la basura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario