Swedish Fish y la teoría de la reciprocidad

La generosidad sin sentido parece ser desconcertante

Video (en inglés)

Motherboard se ha involucrado en una idea viral que incluye un concepto nada nuevo pero sí atractivo: Al parecer, dar un presente a un desconocido de cuyo buen humor depende la reparación de un gadget electrónico (que juegan un papel cada vez más relevante en nuestras vidas) puede generar una respuesta muy positiva, más allá de lo esperado.

Todo surgió cuando alguien comentó que cada vez que enviaba a reparar algún producto (un disco duro, un teléfono celular, etc.), incluía una bolsa de Sweedish Fish, unos dulces bastante ricos con sabor a frutas. El resultado: que la reparación duraba mucho menos tiempo del proyectado.

El obsequio es un estímulo, un refuerzo positivo. Sin embargo, al darse antes de que se complete la tarea, incita a una conducta de reciprocidad. No funciona tan bien como cuando se da el pago después de la conducta, pero en algunos sujetos resulta mejor pues, como el obsequio es otorgado sin detrimento del pago acordado, la única forma de corresponder es haciendo el trabajo mejor, o realizándolo de forma prioritaria.

El problema es que como se trata de un estímulo poco frecuente, incita a una respuesta desproporcionada. Si todas las personas comienzan a enviar dulces en cada paquete, previsiblemente la respuesta se extinguirá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario