La receta de Raymond Chandler contra la procrastinación

raymond-chandler

Ojalá fuera capaz de seguir el ejemplo de Chandler para conseguir ser más productivo.

Raymond Chandler, el gran escritor de novela negra, tenía tendencia a procrastinar, a dejar para después las cosas, con lo cual el trabajo se iba acumulando poco a poco hasta convertirse en una tarea imposible. Entonces dio con una solución, tan difícil de adoptar como el trabajo mismo, pero al menos le funcionó a él. Decidió que tenía dos opciones: Trabajar o no hacer nada.

Parece bastante simple y benévolo, ¿no? Sin embargo, la receta era textual: Si no trabajaba (escribía), entonces no haría nada más. Eso implicaba abstenerse de mirar televisión, leer el periódico, salir a dar una caminata. En nuestro tiempo ello implicaría no usar la computadora, ni el smartphone, ni el iPod. Nada significa nada.

Enfrentados a la opción de aburrirnos como ostras, seguramente terminaríamos cediendo y nos pondríamos manos a la obra. Me parece un método bastante severo, pero si los problemas para cumplir nuestros objetivos son realmente serios, creo que es un método que vale la pena probar. Podemos modificarlo un poco, pero supongo que el factor del aburrimiento es decisivo para obligarnos a trabajar aún contra nuestros hábitos más arraigados.

1 comentario:

  1. Me alegra ver que regresaste a escribir Andrés, me acorde de tu blog y vaya sorpresa que me lleve al ver que este volvió. Referente al artículo no es que me guste procrastinar, pero a veces hay que hacerlo en mi caso para poder ponerme creativo y sacar mi trabajo, la presión a la que uno se somete por tener fechas límites aparte de la adrenalina, me pone bastante creativo. Saludos

    ResponderEliminar