Los mitos de la hidratación

beber-en-exceso

El consumo de bebidas energéticas se ha incrementado enormemente durante los últimos años. Debido, principalmente, a la presión de las empresas que las fabrican.

Lo que también fabrican estas empresas es el miedo a la deshidratación. Es una industria de miles de millones de dólares, y se basa en estudios científicos pero con un sutil maquillaje corporativo. Decidir cuál es la cantidad de agua que debe beber una persona es un asunto complejo. Depende de la actividad física, de la temperatura ambiental, del sexo, de la dieta y de factores hormonales o condiciones médicas subyacentes. Si una persona bebe muy poco, puede sufrir deshidratación, que empeora su rendimiento deportivo y puede producir la muerte. Sin embargo, para llegar a esta condición la persona debe estar privada de agua cerca de tres días. Beber en exceso, por otra parte, aporta pocos beneficios y puede causar hemodilución que es cuando el individuo tiene demasiado líquido en la sangre y se pierde sodio por la orina, causando hiponatremia (y ésta sí que puede ser mortal). Como se menciona en el video: La mejor forma de saber cuándo hay que beber y cuánto, es haciéndole caso a ese complejo y completo mecanismo que tenemos instalado en el cerebro y que se resume en una sola palabra: Sed.

Enlace

No hay comentarios.:

Publicar un comentario