Los primeros días sin café

cafeina-y-cerebro

Durante algún tiempo, se pensó que la abstinencia a la cafeína no existía. Pronto hubo suficiente evidencia como para caracterizar este trastorno

Fines de semana inquietantes

Las personas que consumen grandes cantidades de café suelen quejarse de que los fines de semana se sienten cansados, sin ánimo. Todos los planes que tenían para esos días de descanso se vienen abajo. Puede que en muchos casos se deba a la abstinencia a la cafeína. Los fines de semana la persona rompe sus hábitos diarios y toma menos tazas de café. La fatiga y la falta de motivación son síntomas comunes de este trastorno.

Depresión

Se ha observado que muchas personas que abandonan repentinamente la cafeína suelen experimentar episodios depresivos que, si bien no cumplen todos los criterios de la Depresión Mayor, resultan indistinguibles de esta excepto por la duración.

Insomnio

Esto es un poco paradójico. Se sabe que el consumo de café provoca insomnio que se manifiesta como reducción en el número total de horas de sueño o incapacidad para iniciar el sueño. Pues la abstinencia de esta sustancia, si bien produce somnolencia, esta no se traduce en una mejoría de las condiciones de sueño, sino todo lo contrario: El individuo se muestra fatigado pero tiene enormes dificultades para quedarse dormido.

Irritabilidad

Este es uno de los síntomas más comunes entre las personas que se encuentran luchando contra la abstinencia a la cafeína. Se muestran más propensos a enfadarse, a mostrarse hostiles y a tener dificultades para tolerar las pequeñas incomodidades de las que está llena la vida cotidiana.

Incapacidad para concentrarse

Es habitual que las personas tengan dificultades para abordar tareas que requieren un esfuerzo continuo. Suele asociarse a distractibilidad, pequeños fallos en la memoria y periodos de somnolencia que lo agravan todo. Durante el tiempo que le tome a la persona superar la abstinencia, hay mayores probabilidades de cometer errores, tener accidentes y olvidar compromisos y tareas cotidianas.

Sobreviviendo a la abstinencia a la cafeína

Con el tiempo (este varía de persona a persona) los síntomas van remitiendo poco a poco, siendo las primeras dos semanas cuando son más agudos y molestos. Algunas personas optan por reducir progresivamente el consumo de café durante el día, pero esto no evita necesariamente que aparezca la abstinencia, aunque sí aminora los síntomas temporalmente. No obstante, esta estrategia alarga el tiempo en que se resuelve el cuadro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario