¿Seremos consumidos por el agujero negro en el centro de la Vía Láctea?

agujero-negro-via-lactea

Para quienes no lo sabían, hay un agujero negro gigantesco en el centro de la Vía Láctea. No un agujero negro común y corriente, por más que estos cuerpos celestes atraigan los adjetivos más grandilocuentes: Un agujero negro con 4.1 millones de veces la masa de nuestro Sol.

¿Seremos devorados por este monstruo?

Probablemente sí, aunque para ello tengan que pasar varios miles de billones de años. Eso es mucho tiempo, y para entonces nuestro Sol ya no existirá y este artículo se habrá perdido del todo. El gran agujero negro del que tanto se habla está a 26,000 años luz de la Tierra, y eso quiere decir que si consiguiéramos viajar a la velocidad de la luz tardaríamos veintiseismil años en llegar. Si consiguiéramos un auto muy veloz que viajara, diagamos, a 300 kilómetros por hora (el auto de James Bond) sin necesidad de pararse a repostar gasolina, sólo tardaríamos 94 mil millones de años.

colision-via-lactea-andromeda

Pero el verdadero problema no lo representa ese agujero negro gigante, sino nuestra galaxia más cercana, Andrómeda. Los astrónomos han calculado que se dirige justo hacia nosotros. Sí, hacia tí, lector. Y colisionará con nuestra galaxia dentro de 4 millones de años. Según los astrónomos será todo un espectáculo, con fuerzas gravitacionales atrayendo constelaciones, haciendo explotar estrellas y trayendo millones y millones de toneladas de material no solo extraterrestre, sino extragaláctico.

Claro, eso visto en cámara rápida. En la vida real, y si para entonces hay ojos humanos que lo observen, será un panorama que irá cambiando lentamente a lo largo de siglos, miles y millones de años. Cuando llegue el fin de la Vía Láctea como la conocemos, probablemente nadie se dará cuenta pues será un proceso tan gradual que probablemente pasará desapercibido excepto para los estudiosos de este campo de las infinitas distancias y las proporciones gigantescas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario