La enfermedad de los vampiros

vampiro-porfiria

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, las enfermedades han tenido orígenes ocultos. No es difícil entender que, a falta de una mejor explicación, se haya recurrido a causas sobrenaturales, como aún se hace en muchos lugares del mundo.

La porfiria es un padecimiento sanguíneo donde los síntomas incluyen comezón, erupciones y ampollas que aparecen tras la exposición a la luz solar. En los peores casos, las encías se retraen, dejando al descubierto los dientes, que parecen alargados como los de algunos carnívoros. La piel toma un color purpúreo y la sensibilidad a la luz provoca que a veces los enfermos pierdan las orejas y la nariz.

Aunque dichos casos son extremadamente raros, debieron producir un profundo impacto en los habitantes de la antigüedad. Si bien en la actualidad los casos son aislados, algunas poblaciones del Este de Europa pudieron tener una incidencia mayor, debido a los matrimonios consanguíneos. Tales son los casos de Rumania y en especial de la famosa zona de Transilvania.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario