Una osa polar disfrutando una cama de hielo

Nora nació apenas hace un año y en verdad que a estos enormes carnívoros les gusta el hielo pues hay que ver cómo disfruta su regalo de cumpleaños: Una bañera de plástico repleta de hielo.

Me pregunto si a estos animales habría que cortarles un poco el pelo para no someterlos a temperaturas tan cálidad o, mejor, ¿no sería más humano regresarlos a su hábitat natural?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario